jueves, 14 de febrero de 2008

Estampas porteñas (IV): Educación (muy) especial

Como cada tarde, alrededor de las 17.15 hs. (dependiendo de cómo cotice el cambio horario), Mónica espera feliz la llegada del micro color rojo que trae a Maru de la escuela. Sólo alguna vez que estuvo muy enferma dejó de acudir a recibirla, ahí, en Entre Ríos e Independencia. Ella sabe lo importante que es para Maru su apoyo, sobre todo, después de todo este tiempo en que muchos han perdido la fe en su capacidad para terminar con éxito esta etapa.



Cuando llega 'El Colorado', que es como lo llaman los chicos cariñosamente para hacerle burla al viejo Ariel, su chófer, Mónica la recibe con la mayor de sus sonrisas. Para Maru es una alegría inmensa saber que su amiga la espera con la merienda preparada. Desde muy niña no cambia su sandwich y su yogur. Bueno, ahora ella prefiere el yogur bebible, porque dice que le resulta más suave y fresco.

Después de la merienda, Maru llega a casa y se sienta un rato entre sus libros, repleto de hojas ya amarillentas por el paso del tiempo. Se crió en el seno de una familia muy humilde y los heredaban de generación en generación. Entre sus páginas a veces descubre los mensajes inocentes de aquellos niños que se confesaban su amor dibujando corazoncitos. Algunos de estos dibujos se convirtieron en los primeros besos de sus abuelos.

Su falta de vista tampoco le ayuda a estudiar todo lo que ella quisiera. Sus débiles ojos, cansados de esforzarse, se le empañan a veces por las lágrimas de esa impotencia que siente cuando piensa en la posibilidad de un sueño que se desvanece.

Pero lo que más le cuesta es la clase de Gimnasia. No entiende para qué necesita saltar el trampolín y dar dos volteretas, si ella a lo único que aspira es a ser una prestigiosa abogada el día de mañana. Mientras muchos de sus compañeros piensan que el profesor 'le tiene manía', ella guarda entre sus cartas la verdad de un amor confesado por la favorita de sus alumnas.

- No te vayas nunca.

Maru no quiere que nada de esto la distraiga. Ella le juró a su padre, en su lecho de muerte, que terminaría el secundario y entraría en la Universidad para devolverle el esfuerzo de una educación que él nunca pudo tener. Ahora que su padre ya no vive, Maru tiene claro que el apoyo de su profesor particular le va a ayudar a cerrar, por fin, este capítulo...



... pero carajo, Cristina Kirchner...

¿¡¡¡NO CREES QUE TE ESTÁS PASANDO CON EL NIVEL DE LOS EXÁMENES!!!?


Javi, El Gaucho Canario

domingo, 10 de febrero de 2008

¡Vuelta a la infancia!

Atención... saquen al niño que llevan dentro y recuerden esos ratitos en las máquinas recreativas... La idea de estos tipos me parece genial y la ejecución, buenísima...


Vídeo: Super Mario Bros a tamaño real

Hay gente en la vida que se aburre más que yo... bastante más...

Javi, El Gaucho Canario

PD: Gracias, Pablo... ¡por esta locura! Algo bueno teníamos que sacar del viernes... ;)

sábado, 9 de febrero de 2008

Cosquín 2008: “El Cosquinito”

Vaya donde vaya, la diferencia entre un lugar que me enamora y otro que simplemente pasa por mi vida, radica , sin lugar a dudas, en la gente que me encuentro por el camino...

Entiendo que la mejor forma de viajar no es otra que a través de las personas. Obviamente respeto las formas que cada uno elige para conocer cada lugar, pero creo que los que se preocupan sólo por lo que pasó hace cientos de años, sin detenerse a averiguar lo que está ocurriendo “ahora”, se olvidan de que la historia se escribe día a día. A mí me encanta conocer el pasado de cada lugar y me gusta leer sobre ello. Y disfruto de un paisaje hermoso como el que más. Pero, sobre todo, me encanta que sean los paisanos los que me relaten sus cuentos, sus vivencias y me hablen de esos personajes que formaron el lugar, pero que jamás aparecerán en un libro de Félix Luna. A través de ellos disfruto el paisaje que más me cautiva: el paisaje humano.

Y esto es lo que me volvió a ocurrir en Cosquín. Más allá de las actuaciones musicales, de los espectáculos callejeros, de los bailarines, etc. lo que me llevo de allá es principalmente la alegría para el alma de haber encontrado 'hermanos de la vida'.



Gracias a mi amiga Sole, conocí a una “gentuza” con la que pasé casi toda la semana, viviendo nuestro “Gran Hermano Sachero”. Este fue mi verdadero Cosquín, el que sucede alrededor de la plaza. De esta manera, tuvo lugar un gran encuentro de amigos y músicos, que pasaban cada día por nuestra casa para dejar, cada uno de ellos, su pequeño granito de arena, su buena onda y sus ganas de pasarlo bien, sin más. Eso es lo que fue “EL COSQUINITO”... ¡que en una noooooche se hará! (por falta de mayor presupuesto).

Nos convertimos en una gran familia. Cada día nos levantábamos (como podíamos, a veces...) para organizar la compra al por mayor y preparar asados, choripaneadas, etc. que terminaban, indefectiblemente, en una guitarreada y parranda total. Por allí pasaron (y se quedaron) amigos de todas partes del país y músicos como Julio Paz (Dúo Coplanacu) o Fredy (pianista de Abel Pintos y un gran tipo), que casi se queda sin mujer por quedarse un día más con nosotros. ¡Pero qué asado nos regaló!

Vídeo: Nuestras Top Models porteñas... nada... o sea... tipo nada...

Dentro de nuestro “Gran Hermano”, el único en el que la gente estaba nominada para entrar, no para salir, no faltaba de nada. Contábamos con guitarristas consagrados, modelos porteñas, cantores de tango, cocineras de prestigio, suegra, enfermos mentales y un sinfín de personas de distinta clasificación (casi siempre, mala o muy mala).

Vídeo: Zamba para un bohemio guitarrero, en pleno "Cosquinito"

A todos ellos les debo, en gran medida, llevarme el recuerdo que me llevo de este pequeño sueño cumplido. De hecho, desde que llegué a Buenos Aires, siento que me falta eso de levantarme y encontrarme con todo este cúmulo de despropósitos humanos.

Vídeo: Moni cantando con Dipi... ¡Qué gusto cantando!

Pero no sólo a ellos les debo esto. También a cada uno de los personajes que me crucé por allá, desde las chicas con las que compartí casa (y que me celebraron mi cumple... más liiiindaaaas....) hasta aquéllos que me iba cruzando por el río o por las peñas cada noche.




En el río nos juntábamos, cada día que el clima lo permitía, para, entre chapuzones y un poco de sol, disfrutar de recitales de artistas nuevos, principalmente, que querían darse a conocer (algunos, para pesar de la audiencia...). Ahí se nos hacía de noche, mientras la gente bailaba al son de las zambas y las chacareras o festejaban el Carnaval.


Vídeo: Promoción del Carnaval de Gualeguaychú, en el río


Luego, quien no quería entrar en el Festival, podía irse a las peñas, entre las que destacaban la de Los Copla y la de Los Carabajal, que era más de lo mismo, pero bajo techo y hasta el amanecer...


GRACIAS A TODOS Y ¿HASTA EL PRÓXIMO AÑO?



¡¡¡¡AGUANTE EL COSQUINITO, MIERDA!!!!

Javi, El Gaucho Canario

PD: Seguramente falta gente en las fotos, pero porque no tengo, así que mándamela antes de enfadarte conmigo...

... y Fernanda (esta vez no es mi madre), que también fue parte muy importante de Cosquín, aunque no tenga foto...

martes, 5 de febrero de 2008

Unos meses más tarde...

¡Ya cumplió 6 meses!

Me refiero a la criatura que está engendrando Elena en su gran barrigona... A estas alturas ya no cabe la menor duda. Tengo que desechar totalmente la opción de que vaya a ser 'una Daniela'.

Resulta que, en su momento, cuando me dijo que el Ahijado de este Blog iba a ser un tal Marquitos, guardé la esperanza de que todo se pudiera deber a un error médico... ¿por qué no? No es la primera vez que dicen que "el niño es una hermosura" y, sin embargo, era yo...



Pero no... esa posibilidad queda totalmente descartada cuando uno ve que tiene el ombligo más saliente que el pico de una mesa... Sin duda hay "algo monstruoso" que está pidiendo paso... Aún así, haré un esfuerzo por conseguir que Marquitos nazca feliz.

Queda sólo la opción de que haga lo mismo que quería mi madre, que, en vista del poco éxito logrado con la obtención de una chica, siempre rezó, porque alguno de nosotros usara pendientes y se dejara coleta. Según ella, así era más fácil que "se hiciera gay y me contara las cosas que le pasaban". Así es Fernandita.

Mi querida Elena, día tras día, sigue siendo el gran apoyo que necesito... la que siempre tiene una palabra de aliento para mí... la que siempre tiene un millón de risas para compartir... ni falta hace que lo explique, porque a) tú ya lo sabes y b) al resto no le interesa. Te voy a extrañar tanto...


Desde acá sigo animándote, Elena, y espero tener pronto una foto tuya con el niño en brazos y tomando leche descremada de farmacia... porque este blog es sano y no admite que el primero que aparezca se ponga a meterte mano en las... esteeeee... a meterte mano... ¡y punto!


Hasta dentro de unos meses... hoy me regalaste muchas sonrisas y no sabes cómo las necesitaba... (bah... ¡¡sí que lo sabes!!). Te quiero muchísimo, Barrigona...


¡Toniiiiiight Show! ¡A la derecha del ring, con calzón colorado y cara somnolienta, el gran potato Misteeeeeeeeeeeeeer Fun... que se enfrentará por el título mundial de la categoría con El Gran Tollo Humano, diosa del cuadrilátero!


Javi, El Gaucho Canario
Comentarios a: elgauchocanario@gmail.com


PD: Aprovecho para mandarle un beso enorme a Alicia y a Héctor (El Batu... pero el de verdad, no ese plagio que ahora pulula por ahí...), que acaban de ser padres... El primero del grupo... y, según noticias recientes, 'alguien' los está imitando... ¡Esto se nos va de las manos, amigos!

lunes, 4 de febrero de 2008

Cosquín 2008: El Festival

Después de Nueve Lunas de música y danza, Cosquín volvió a recuperar la habitual tranquilidad que reina durante el resto del año. Fueron nueve días y nueve noches en las que no faltó absolutamente de nada. Ni tan siquiera las grandes tormentas quisieron perderse esta cita anual, que este año cumplía su 48ª edición.

Como siempre existen opiniones para todos los gustos. Precisamente en esto radica su magia. Sin embargo, yo que lo viví por primera vez, percibí en el ambiente cierta decepción general, tanto por la escasa convocatoria de público como por el menor nivel de los grupos participantes, junto a un reparto poco equitativo en lo que al tiempo de actuación sobre el escenario se refiere. Ya se sabe que en estas cuestiones la jerarquía no siempre viene impuesta por la calidad y la trayectoria, lamentablemente. Suelen ser otros los intereses que mueven las decisiones finales. Y más cuando la televisión se mete por medio. No voy a descubrirles nada nuevo. Ese sabor agridulce (menos agri que dulce, por suerte) me llevo de ésta mi primera participación.

Pero vamos a quedarnos con la parte buena, que son los grandes momentos y nombres que me traigo de allá. Y como muestra, un botón. La noche del último sábado, gracias a un hermoso y reluciente pase de prensa, pude darme el gusto de disfrutar de la gran Mercedes Sosa en cuarta fila y con vistas al mar. (En este momento mi querida Bea se estará acordando de mi santa madre...con muuuucho cariño...). ¡Casi nada! Además La Negra cantó con muchos invitados de lujo como el guitarrista Luis Salinas, Pocho Sosa, Soledad Pastorutti y un larguíiiiiiisimo etcétera.

Video: El Olvidao - Mercedes Sosa y Luis Salinas

Por suerte, tanto por las numerosas visitas que los músicos de acá hacen a las Islas como por mis viajes desde 2003, ya había podido disfrutar de la mayoría de los artistas que acudían a Cosquín. Pero había uno con el que aún no había podido coincidir: Jorge Fandermole. Este músico de Rosario es una gran debilidad. Sus composiciones rayan la perfección. En las islas ahora se está empezando a escuchar un maravilloso tema suyo, “Oración del remanso”, ya que "un grupito numeroso" lo está interpretando actualmente, que me hizo conocer Musha Carabajal hace unos años, estando una tarde tomando mates en su casa de La Banda. Yo se lo hice llegar a alguno de ellos... y todavía estoy esperando los “derechos de formación”... o un pizco de queso y un chorizo de Teror.

Efectivamente esa noche pude gozar de un recital de otro de los grandes, Víctor Heredia, en el que invitaba a Jorge Fandermole y Pedro Aznar.

Video: Sueñero (*) - Víctor Heredia, Jorge Fandermole y Pedro Aznar

De resto, desde el primer sábado en que se abría el Festival hasta la última Luna pasaron por el escenario casi todos los que uno puede imaginar...
Alfredo Ábalos, Los Manseros Santiagueños, Dúo Terral, Abel Pintos, Jorge Rojas, El Chaqueño Palavecino, Los Amigos, Dúo Coplanacu, Los Carabajal, Grupo Vocal Argentino, Juan Carlos Saravia (Ex – Los Chalchaleros), El Chaqueño Palavecino, Néstor Garnica, Kjarkas, Cecilia Todd, Illapu, Horacio Guarany, Las Voces de Orán, Peteco Carabajal, buuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuufffffffffffffffffffff... ¡¡y un montón más!!

Personalmente me quedo también con el gran concierto que nos brindó León Gieco, otro monstruo de la historia de la música argentina, que trasciende el folklore para adentrarse con grandeza, a través, a veces, de ritmos más cercanos al rock, en la solidaridad y la temática social. Un grande que ha hecho del compromiso su bandera, sin dejar de lado el buen gusto y la gran calidad artística. Admirable.


Video: Sólo le pido a Dios- León Gieco y amigos

Como regalo dejó una joya a Juan Carlos I, Rey de España, precisamente antes de entonar su “Cinco Siglos Igual”, al que en referencia a su encontronazo, meses atrás, con el presidente venezolano Hugo Chávez, comentó que “no se trata así a un presidente latinoamericano”. Pero el autor de “Sólo le pido a Dios” (**), no se quedó ahí, finalizando su discurso, asegurando que es un rey “que está más cerca del pasado que del futuro” y otras lindezas...
... ¡y yo ahí mejor no me meto! Que cada uno opine lo que mejor le venga...

Pero no les quiero seguir aburriendo con nombres y canciones, porque, al fin y al cabo, esto lo pueden leer en la web... y lo mejor de Cosquín se vive alrededor... ¡¡Y ahí se viene!!

Javi, El Gaucho Canario

(*) Para ti, Cris, ¡¡que me lees desde Mallorca!! ... "nuestra canción";) ...
(**) No, amigo Hugo (Luzardo), ya te dije que no es de Ana Belén y Víctor Manuel...lo lamento...