miércoles, 30 de abril de 2008

Bienvenido, Luisito

Amigos, no dejen de venir a visitarme... en Argentina siempre serán ¡muy bien recibidos!


¿Quién es el siguiente?


Javi, El Gaucho Canario
Comentarios a:
elgauchocanario@gmail.com

lunes, 28 de abril de 2008

ArgenTeVe (III): Problemas conyugales

Esto es una serie de anuncios que lanzó una compañía telefónica sobre una pareja de osos pandas con "problemas domésticos".

Vídeo: Vacaciones de los osos en la playa

Seguro que más de uno de ustedes se identifica con estas historias... con la diferencia de que ellos son menos animales...

Más vídeos:
Panda Gordo: http://www.youtube.com/watch?v=TwAL5FqN4Os
Consejos de la sexóloga: http://www.youtube.com/watch?v=9IjgDPyYO1s
Peligro de extinción: http://www.youtube.com/watch?v=OIZiC55kRgk
Recetas afrodisiacas: http://www.youtube.com/watch?v=O6R_3MOGDt0

Javi, El Gaucho Canario

sábado, 26 de abril de 2008

Y el 7º día descansó... y el 8º... y el 9º...

- "Ay, Javi, qué suerte tuviste con el accidente...¡GRACIAS A DIOS no te pasó nada!"

Cada vez que me pongo a analizar las partes de mi caída, mi operación, etc. intento encontrar qué carajo estaría haciendo Dios en esos momentos...

Primero que nada sufro una caída estúpida que de no haberse producido me hubiera permitido llegar a casa tranquilamente, comentando con mi amigo Jeremías lo torpe que fui que “estuve a punto de caerme”. Pero no fue así. ¿Y dónde estaba Dios en ese momento? No lo sé... teniendo en cuenta que era viernes, seguramente estaba probándose uno de sus mejores pareos para darse una vuelta por todas esas discotecas llenas de Diosas. Es lo bueno de ser omnipresente...

...aunque, lamentablemente, no pudo estar cuando me tropecé.



En segundo lugar, una vez se produce la caída, mi cabeza golpea el suelo de la peor forma posible, quedando inconsciente durante unos 10 minutos durante los cuales posiblemente Dios estaba en el baño peinándose su tupida barba, comiendo algo para no irse de fiesta con el estómago vacío y terminando de ver la ‘peli’ del viernes, que suele de las mejorcitas de la semana. Es lo bueno de ser omnipresente...

...aunque, lamentablemente, no pudo estar cuando me golpeé el suelo.


Estando ya en el Hospital Argerich el médico se pasa el 'código para casos de pérdida de conocimiento' justo por ahí por donde los calzoncillos buscan su escondite y me manda a casa sin hacerme ni tan siquiera una tomografía que podía haber detectado la hemorragia y evitado mis dos semanas internado con intensos dolores de cabeza (eso sin comentar la posibilidad de haber muerto). Mientras tanto Dios mandaba un sms a los amigotes, tocaba la puerta de su divina y hablaba por teléfono con el restaurante para reservar una mesa. Es lo bueno de ser omnipresente...

...aunque, lamentablemente, no pudo estar cuando el médico se olvidó de escanearme la cabeza.


A la semana llega mi amigo Filippo, al que no veía hacía dos años, para viajar juntos por el litoral argentino, parte de Brasil y entrar a Buenos Aires desde Montevideo. Antes de salir de viaje pasamos por el Hospital de Clínicas, donde me detectan un coágulo y me obligan a quedar internado por dos semanas hasta operarme. En ese momento Dios se encontraba en la agencia de viajes sacando un pasaje para el Paraíso, comprando acciones de una empresa productora de soja y esperando a que llegara el '60'. Es lo bueno de ser omnipresente...

..aunque, lamentablemente, no pudo estar atento a que la sangre se reabsorbiera en lugar de coagularse.


Así fue que, lamentablemente, no encontraron cama libre en terapia intensiva y tuve que esperar 9 días para operarme... Y me tuvieron que rajar la cabeza... Y me tuvieron que colocar una sonda... Y etc., etc., etc...


Pero, a pesar de estas pruebas dignas de los mejores investigadores del juez Garzón, todavía la gente me viene con que le agradezca Dios todo lo que me pasó y la suerte que tuve...

¿Pero qué méritos tiene Dios en su Currículum? Según dicen, trabajó sólo seis días creando este mundo, que, bajo mi punto de vista, deja mucho que desear... Luego el 7º día descansó... y el 8º... y el 9º... ¿Y con qué se agotó tanto?

Lleva unos 40 mil millones de años en un trabajo del que nadie lo consigue echar a pesar de su improductividad. Además el horario que tiene no sólo es flexible, sino que, haga lo que haga, se va a casa tranquilo. Está más que claro. ¡¡Su mayor mérito es vivir como funcionario!!

Quiero dejar claro que, por encima de cualquier cosa, respeto absolutamente todas las creencias, que es algo personal e íntimo de cada uno y en lo que no me interesa ni meterme.

Pero, sin querer ofender a nadie con todo esto, les pido, por favor, que no me vuelvan a decir que le dé las gracias a ese Dios que se anota puntos a favor cuando las cosas salen bien, pero que cuando salen mal es “para que aprendas una lección”... que es lo mismito que haría mi madre...

Yo, particularmente, prefiero que no me 'ayude' más y que me deje vivir tranquilo, que puestos a creer en criaturas celestiales, me quedo con las Vírgenes y las Ángeles.

Amén.

Javi, El Gaucho Canario

viernes, 18 de abril de 2008

Una de ahumaditos

¡Esto es insoportable!

Algunos 'graciositos' se pusieron a quemar pastizales para la ganadería a bajo coste para hacerse el negocio. A los tipos parece que se les fue la mano y dejaron a Buenos Aires envuelta ahora en una nube de humo que no te deja ver más allá de dos cuadras. No sé por qué me recuerda a otro señorito casi tan simpático como estos...

El aire se volvió irrespirable y no me queda otra que quedarme en casa encerrado y con dolor de cabeza. Encima los que, como yo, padecemos alergia crónica nos pasamos el día estornudando y con los ojos como si estuviéramos en un sempiterno final de 'Titanic'...

Ahí les dejo un espectacular documento gráfico conseguido a través de la ventana de mi casa...
Ah, ¿sí? ¿Se nota? De acuerdo, de acuerdo... la foto está sacada de noche... pero si nos vamos a poner con detallitos tontos... Al fin y al cabo, creo que a oscuras se ve bastante mejor... si no no sé cómo es que podría estar viendo ahora a esa chica saliendo de la ducha con una... En fin...

La cuestión es que los niveles de dióxido de carbono están por las nubes, las rutas cortadas, los oftalmólogos poniéndose las botas, etc. Lo único bueno es lo que me voy a reír cuando mi amigo Luis, que está llegando a Buenos Aires en unos días, se entere de que la mayoría de aeropuertos están cerrados...

- Queridos pasajeros del vuelo Gran Canaria - Buenos Aires. Como consecuencia de la intensa neblina, nos vemos en la obigación de desviarnos de la ruta y aterrizar en el Desierto de Atacama, donde permaneceremos aproximadamente 10 días hasta que se disperse la intensa humareda. Mientras tanto haremos fuegos al lado del avión y cantaremos al unísono el recopilatorio de los mejores temas de los boy-scouts.

Por lo tanto, teniendo en cuenta que por más que uno se empeñe en llevar una vida sana (siguiendo los consejos maternos) igualmente las estrellas se alinean en contra de uno para malograr nuestra preciada salud, mejor la 'asesino' yo mismo y me voy al cumpleaños de mi amiga Eugenia a brindar y celebrar que mañana podemos morir bajo la voracidad de una plaga de langostas mutantes.

Javi, El Gaucho Canario


lunes, 14 de abril de 2008

Folklore Argentino (VI): Buenosaireslandia, una aventura interactiva.

Cómo jugar

Lo que viene a partir de ahora no es más que un juego interactivo. Hoy el protagonista vas a ser tú. Las reglas son muy sencillas. En Buenosaireslandia deberás ir eligiendo entre las distintas opciones al final de cada fase para crear tu propio camino hasta alcanzar la meta del juego y proclamarte ganador... o no...


Aunque pierde algo de ‘gusto’ también lo puedes leer todo seguido. Esto se lo enseñé yo a Cortázar. Sólo que él se pasó de vuelta y terminó haciendo un libro complicadísimo.




¡Mucha suerte!
(pa´l que lea el libro... especialmente...)



BUENOSAIRESLANDIA: Insert Coin


Te despiertas. Miras el reloj. Son las 5:52 a.m. El despertador estaba programado para las 8:00 a.m. No lo entiendes. Tu ojillo semicerrado recorre la habitación, comprobando que la iluminación es de un 110%. Sin embargo, recuerdas perfectamente que te acostaste apagando las luces y cerrando las puertas y ventanas. Incluso anoche pusiste un calcetín en el hueco de la cerradura.


Sucede que en Buenos Aires el día empieza antes que en ninguna otra parte del mundo. Yo no sé quién fue el atrevido que dijo que “el sol sale por el Este”. El sol nace claramente por La Boca ni más ni menos... ¿Quién lo iba a decir, verdad? Pero si observas minuciosamente un mapa, aunque es muy difícil descubrirlo, comprobarás que Buenos Aires está sobre un meridiano inmediatamente anterior a Sidney. No me preguntes por qué. Yo sólo te lo cuento.



Quieras o no, ya estás en pie para empezar una nueva jornada. Crees que será sencillo, pero la aventura no ha hecho más que comenzar.


Abres la persiana (ya te dije que toda esa luz era con la persiana cerrada...). Miras el cielo para ver cómo te vistes hoy. Hay una regla que se cumple a rajatabla en esta ciudad:

“La temperatura que hará una vez te hayas vestido y salido a la calle es directamente proporcional a la cantidad de prendas que te hayas puesto encima y, sobre todo, a su grosor y calidez.”


O lo que es lo mismo, para aquellos que odien las ciencias exactas:


- Si miraste por la ventana y el día se presentaba hermoso y despejado y los pájaros trinaban lindas canciones floreadas, vete a “Qué lindo día de verano”.


- Si miraste por la ventana y las nubes cubrían el cielo con amenaza de ola polar, vete a “No soporto este frío”.

Buenosaireslandia: “Qué lindo día de verano”

Para ir al inicio del juego, entra acá

Sales de casa feliz. Hoy pudiste ponerte por fin la ropa ésa que tanto te gusta... fresca y con lindos colores... Caminas por la calle con una sonrisa enorme. El sol también te sonríe... pero su sonrisa es distinta. Es una sonrisa que te recuerda más bien al vendedor de tu último coche, aquél que te juraba y perjuraba que “sí, sí..seguro que el Airbag va a saltar...” mientras tú le transmitías tu incredulidad ante la última rebaja del 50%.


Segundos más tarde pasas justo por el “Punto del No Retorno, que viene a ser el enclave geométrico en el que retroceder conlleva pérdida segura de trabajo por impuntualidad y avanzar, justo lo que viene a continuación...


Después de su sonrisilla, en el preciso instante en que tu decisión es “adelantar hasta la siguiente casilla”, Lorenzo declara que ‘ya está bien por hoy... que está harto de la explotación a la que es sometido día tras día... que él también quiere vivir’, por lo que opta por desaparecer y dejar todo en manos de sus abogados.


El cielo se oscurece de un negro-negrita. La temperatura desciende bruscamente... no, no... más aún de lo que estás pensando... Comienzan a aparecer en tu cabeza las placenteras imágenes de tu chaqueta, que se quedó perfectamente doblada sobre la silla de tu cuarto. Incluso te parece escuchar una extraña carcajada con sonido a bufanda, jactándose de lo tranquila que se quedará doblada en el cajón de 'ropa de invierno'.




Los primeros truenos retumban a lo lejos... o no tan lejos... Aún no llegaste al final de la cuadra y sientes las primeras gotitas sobre tu pelo perfectamente arreglado con lo mejor de lo mejor de la línea L´Oreal. Como siempre que llueve, encoges tu cuerpo. No sé quién fue el 'premio Nobel' que comprobó una vez que envolviendo tu cuerpo sobre ti mismo, te mojas menos... Tu paso se acelera, pero el terrible viento que se acaba de levantar ralentiza tu paso. Tienes que tomar una decisión rápida. No puedes esperar más.


- Si decidiste que tu mejor escapatoria era entrar en el Subte, vete a "Viaje al centro de la Tierra"


- Si decidiste que lo mejor que te puede pasar es disfrutar la ciudad desde el colectivo, vete a "Mejor en guagua"

Buenosaireslandia: “No soporto este frío”

saiPara ir al inicio del juego, entra acá


Brrrrr... qué frío del carajo, ¡¡la madre que lo...!! Menos mal que ayer llevaste la ropa al lavadero y tienes todos tus abrigos secos.


Camiseta (remera) debajo, camisa de manga larga encima, otra camisa a juego con la anterior, un pull-over fino, otro grueso, un chaleco de invierno, una corbata de lana, una chaqueta, la bufanda que te tejió tu abuela “porque, mi niño, yo sé lo que es pasar frío”, un sobretodo y un paraguas tamaño familiar, que la lluvia es traicionera. ¡Listo! Te vas al trabajo.


Al llegar al punto en que estás tan cerca del trabajo que 'total, ya no merece la pena dar la vuelta', miras al cielo y ves cómo aquellas nubes negras, que daban frío sólo con verlas, comenzaban a aclarar. Y no sólo eso. Como si fuera la introducción de “Los Simpsons”, las nubes se van disolviendo, suavemente, pasando ipso-facto de cerrados estratocúmulos a blancos y claros cirros, que forman unas curiosas palabras fácilmente legibles para cualquier transeúnte: ¡La cagaste, pibe!





La primera gotita de sudor se desliza por tu rostro. No te preocupa. Te auto-convences de que todo se debe al apuro, ‘voy a llegar tarde al trabajo y el jefe me la tiene jurada’. De todas formas te sacas el sobretodo y la bufanda (con permiso de tu abuela). Prosigues la caminata, mientras, por dentro, calculas que la temperatura habrá subido unos 4º grados sólo en la última cuadra. Aprovechas la parada del paso de peatones para sacarte hábilmente la chaqueta y aflojar la corbata. Escuchas, entre las miradas burlonas del resto de peatones, un típico “¿pero el boludo éste no vio el día que hace?”.


Cuando llegas a la acera de enfrente ya el chaleco y los dos pullovers viajan en la mano, dejando entrever las enormes manchas del sudor del sobaco. A cada paso que das, más se te pega el calzoncillo a esa zona que posas primero para sentarte. ¿Cómo que no sabes cuál es? Ésa donde suele haber un bolsillo para tu billetera... Sí, sí... justo ahí donde tu tía te pegaba con la zapatilla de estar por casa... ¿tampoco?... ¡¡Coño!! ¡¡En el culo!!


Sea como seas, no soportas más esa sensación... Necesitas encontrar un refugio inmediatamente.



- Si decidiste que tu mejor escapatoria era entrar en el Subte, vete a "Viaje al centro de la Tierra"


- Si decidiste que lo mejor que te puede pasar es disfrutar la ciudad desde el colectivo, vete a "Mejor en guagua"

Buenosaireslandia: "Viaje al centro de la Tierra"

Para ir al inicio del juego, entra acá

Alcanzas la entrada más cercana del subte, que estaba tan sólo a una cuadra. Por lo menos esta vez tuviste suerte...

...pero la suerte no iba a ser eterna. Olvidaste tu 'subtecard' en casa y no te iba a quedar otra que comprar el ticket para poder viajar. Observas que en la boletería se atiende al público en dos colas. En la primera, unas 24 personas se desplazan a un ritmo de 2 personas por minuto, mientras que en la segunda, que se forma frente al cartel de “Pago Exacto”, se mueve con gran agilidad. Mientras rebuscas en tu bolsillo entre tus monedas, te acuerdas de los 5 cts. que te negaste a rescatar del suelo porque “por 5 cts. no voy a poner en riesgo mi columna vertebral”. Así que con tus 50 pesos y 85 cts. esperas pacientemente tu turno, intentando consolarte recordando el sabio proverbio:


“Viajes en la que viajes, la otra cola siempre será más rápida”


Con el ticket, por fin, en la mano, pasas por el torno que accede al tren, mientras escuchas el sonoro silbato que anuncia que las puertas ya se cierran y que ‘quien no se ha escondido, tiempo ha tenido’.


Ves cómo en tu reloj pasan otros 16 minutos. Cuando por fin alcanzas a ver una pequeña luz que se aproxima al final del túnel, compruebas que detrás de ti se acumuló una ingente cantidad de individuos bailando y cantando:

Video: preparación para entrar en el Subte ("El metro")

Aunque no detectas que se trata de la danza maorí de los All Blacks, presupones igual que se viene una buena pelea por la posición en tu vagón. Sin embargo, no te sientes atemorizado. Te incorporas, inflas el pecho y te vuelves hacia atrás para dejarles claro que “tendrán que pasar por encima de mi cadáver”.

Y así fue. Descuidaste la defensa y la muchedumbre que se bajaba en tu parada te arrasa. Sin ningún tipo de miramiento te empujan, te pisotean, te insultan... sientes que uno llegó a morderte el brazo y otro se llevó, durante tu distracción, tus 50 pesos.

Entretanto debilitaste tus flancos, con lo que los All Blacks se colaron en peso en tu vagón. No te queda otra que rogar por un hueco en el tren. Por poco te quedas fuera. Ahora tienes que agradecer de buena gana ir pegado a esa puerta con pinta de abrirse con sólo mirarla, sin conseguir una barra de la que agarrarte y con el sudoroso sobaco en la cara del que “yo prefiero ducharme por las noches..................... cada tres días”.

Llegas a la parada siguiente con la esperanza de que descienda la mitad del pasaje. Antes lo pensaste, antes sucede: bajaron dos, subieron catorce. Al menos una del grupo nuevo, haciendo gala de un potente escote, se para justo delante de ti, con lo que el paisaje humano se torna florido y salvaje. Ahora ya no tienes ganas de que llegue la siguiente estación...

... o sí!! Porque mientras te distraías ante semejante espectáculo, relajaste la retaguardia, lo que dio pie a que algún tipo se internara en el área chica hasta llegar a golpear el palo. No puedes hacer nada más que confiar firmemente en la dureza del tejido de tu elegante traje. Ni siquiera puedes girarte para ver quién es, porque estás encajado como un bloque en la segunda línea del Tetris.

Por fin llega la siguiente parada.
- ¡Ojalá se baje el detrás!... si no, soy yo el que desciende. Lo juro.
Dicho y hecho. En la siguiente parada se baja el detrás... y la chica de delante... y tú. Y el resto de pasajeros. Anonadado escuchas por los altavoces que se acababa de interrumpir el servicio, porque los trabajadores del Subte se declararon en huelga. ¡Y ya van 12 paros este mes! Parece ser que esta vez protestan porque no engrasaron bien los tornos.


¡Vaya día llevas! Asciendes a la calle y decides tomar una rápida decisión...


- Si decidiste que lo mejor que te puede pasar es disfrutar la ciudad desde el colectivo, vete a "Mejor en guagua"


- Si decidiste que no hay nada como respirar el aire fresco de la mañana, vete a "Un paso p´alante, dos pasos p´atrás"

Buenosaireslandia: "Mejor en guagua"

Para ir al inicio del juego, entra acá


Llegas a la parada. Perdón. Llegas a UNA parada. En ese momento no tienes muy claro qué número es el de tu colectivo. Lo que faltaba. ¡Qué te costaba sacar la Guía T!


‘Ése es. Me suena’ - piensas. Cuando vas a pagar y buscas en el bolsillo, compruebas que no te alcanza con lo que tienes.

- Chófer, le molesta si le pago con 85 cts., que justo se me cayeron antes 5 cts. y...
- Iiiiiiiiiiiiiiiiiiii (ruido enérgico de freno de colectivo)... Y no sólo eso. Digo más... tssssssschhhhhhhhhhhhhhhh (ruido enérgico de puertas de colectivo).


Buscas el kiosco más próximo para conseguir cambio.
- Perdona, amigo. ¿Tendrías cambio de dos pesos para el colectivo?
- No.
- Y si te compro un Pico Dulce?
- No.
- Y un Bonobon?
- No.


Minutos más tarde estás llegando de vuelta a la parada con tu colección de DVD´s de Olmedo bajo el brazo... y un peso y cinco centavos en el bolsillo.


Llega un colectivo de la mismo línea que antes te dejó tirado. Ahora estás más seguro de que es ese número. Recuerdas haberlo tomado en otro momento...
... obvio, inútil. Hacía cinco minutos que te habían expulsado de ahí. Encima ése iba justo al otro lado de la ciudad, de tal forma que, no sólo te estabas retrasando, sino que además te estabas alejando. Desciendes, esta vez, eso sí, por tus propios medios.



Desesperado acudes a una solución de urgencia. El ‘60’, el 'colectivo universal'. Sea como sea, pasará cerca de la oficina.
Esta vez sí te informas de dónde se ubica la parada para ir al centro y esperas la llegada del micro. Al subirte e ir a pagar el nuevo ticket, caes en la cuenta: ¡el colectivo anterior se quedó con tus monedas!


Desesperado le muestras al chófer el ticket anterior y le cuentas todo lo que te pasó y que no puedes más y que llegas tarde y que... Ese día el colectivero estaba de buen humor (debía ser el único de la ciudad) y, con un sonrisa de misericordia, te bendice y te deja pasar.


Los nervios consiguieron agotarte. ¡Vaya día! Menos mal que hay varios huecos libres y podrás sentarte a descansar plácidamente. Uffff...


Al poco tiempo de reanudar el viaje, el colectivo se detiene en una parada delante de un hospital, momento en el que se suben cuatro ancianos, dos embarazadas, un ciego y un tipo que tenía una enorme venda en la cabeza por un golpe que se había dado haciendo a saber qué.

‘¡Ja! Qué feo. Parece Frankenstein’ – murmuras, creyéndote gracioso.


Lo que no calculaste es que los asientos libres no alcanzaban para todos los nuevos, por lo que, en un acto de (inevitable) educación, tienes que cederle tu lugar justamente a él.

‘¡Ja! Qué feo. Parece Frankenstein... ¡¡que se joda!!’ - comentas, observándolo de reojo, en voz ligeramente superior al murmullo anterior.


El colectivo continúa su viaje mientras, resignado, miras el reloj y suspiras por que el jefe hoy hubiera ejercido de jefe y llegara más tarde que el resto.


Poco a poco, el micro se llenaba siguiendo la ley, en otras ocasiones mucho más agradable, del “todo lo que entra, sale, pero se queda un ratito...”, hasta el punto que lleas a sentir el frío de la ventana contra tu nariz.


En el momento de 'máximo apogeo', a punto de fracturarte el tabique nasal, el colectivo se detiene. El tránsito en la vía estaba totalmente colapsado. Los autos no podían avanzar. Y todavía falta un ratito para llegar a tu oficina.


Tocas el timbre y bajas desesperado del micro. Tienes que resolver esto cuanto antes.


- Si decidiste que tu mejor escapatoria era entrar en el Subte, vete a "Viaje al centro de la Tierra"

- Si decidiste que no hay nada como respirar el aire fresco de la mañana, vete a "Un paso p´alante, dos pasos p´atrás"

Buenosaireslandia: "Un paso p´alante, dos pasos p´atrás"

Para ir al inicio del juego, entra acá

Ya no te importa el clima ni nada. Necesitas llegar cuanto antes, sea como sea. Al fin y al cabo caminar es la forma más sana y más segura de viajar. Quizás tardes un poco más, pero te va a servir para sacarte de encima un poco el estrés.

Con paso firme te encaminas hacia la oficina. Porque andando se hace camino, caminante, y son tus huellas el andar. Y como andabas caminando, pasaste por ese camino. Pero por este camino ya habías andado y se hizo el camino otra vez, porque dejando atrás el andar, te diste cuenta de que ese camino ya lo conocías tanto, que supiste que ya habías andado... Sí, efectivamente. ¡Te acabas de perder!. De hecho creo que a esa hora de la mañana eres el caminante más perdido de todo Buenos Aires.

¿Y qué culpa tienes tú de que cuando les da la gana las calles cambien de nombre? ¿Cómo vas a saber que La Rioja es Ecuador a no ser que sea Monteagudo?

No te quedaba otra que preguntar.

- Hacé seis cuadras hasta allá y ahí justo girás a la derecha. Cuando veas la panadería, hacés media cuadra más. Luego de eso, son cuatro cuadras más hasta llegar a la avenida. Ahí hacés tres cuadras más a la izquierda y cuando veas un kiosco, PREGUNTÁS.
- Gracias. Muy amable.
- Nooooooooooooooooooooooooooooooooooooo, por favooooooooooooooooor.

Sin dudarlo reanudas la marcha. Seis para allá. Giro. Media. Te llevas cuatro. Y dos más por ser de Reyes. Cruzas la avenida. Bueno, UNA avenida. Prosigues.

Menos mal que, dentro de todo, no era tan tarde. Al menos seguía siendo el mismo día. Ahora sí ibas enfilado a la meta. Siempre le podrás contar al jefe que tuviste un pequeño problema doméstico. Tampoco se tiene que quejar, porque ayer saliste una hora y media más tarde. Y de acuerdo que él es el jefe, pero no llegó a la oficina hasta el mediodía. Y... ¿por qué llevas media hora parado en este semáforo?



Levantas los ojos y no lo crees. Un piquete. La gente se agolpa en la calle sin que puedas avanzar ni un paso más. La marcha anda muy lentamente hacia la plaza. Entra gente a la avenida proveniente de todos los accesos. Debes ser el único que no se enteró de la protesta. Te informas. Son todos los que se quejan por el desastroso servicio de Teléfonica. Ahora que entiendes el motivo, vuelves a mirar e incluso te parece muy poca gente. De hecho tú deberías estar ahí también. Pero justo hoy te resulta imposible.

Después de 40 minutos consigues atravesar esa dichosa marea humana. La oficina está tan sólo a unas cuantas cuadras. Te extraña que el jefe no te haya llamado en todo este rato. O está desayunando o está firmando tu despido. O se está desayunando tu despido.

Alcanzas de una vez tu calle. Tu oficina queda a cuatro cuadras. Caminas driblando trabajadores, camareros, cadetes, motos que giran donde quieren, vendedores de sándwiches y algún que otro lustrador.

Ya está. Ya llegas. Ya ves tu oficina. Ya... plooooooooooooffffff. Ya metiste la pata.

Y es que no es sencillo tampoco caminar sobre las veredas de Buenos Aires. De hecho es todo un arte. Para empezar, un 65% de las baldosas están sueltas o muy sueltas. Del restante 35%, un 30% de las baldosas, simplemente no están y el cinco por ciento que queda está luchando por entrar en el 65%, aunque por ahora resisten numantinamente.

Pero no es eso lo peor. El drama está en que independientemente del clima, de si llovió abundantemente o si la temperatura es típica de donde prosperan los más ‘sucios’ cactus, debajo de las baldosas SIEMPRE hay agua. Esta agua irá a parar invariablemente a la parte de posterior de la pata de tu pantalón, siendo la mancha más evidente cuanto menos tiempo haya pasado desde que sacaste el traje de la tintorería. Esta ley induce a pensar que la idea más recomendable al respecto sería NO LAVAR JAMÁS el pantalón (... ¡¡y no crean que no lo pensé!!).

Todo esto explica por qué son los chinos los que, por un lado, sostienen el negocio de las lavanderías en la ciudad y, por otra parte, inventaron el ‘juego de las hamburguesitas’:




Video: Caminando por Buenos Aires



- Ya está bien de elegir por hoy, así que para llegar a la oficina, vete directamente, sin pasar por la casilla de salida, a "Cruzando la meta"

Buenosaireslandia: "Cruzando la meta"

Para ir al inicio del juego, entra acá

Tocas el timbre y la secretaria te abre la puerta, tras responderte con una vocecilla de “ay, ay... la que se va a armar”.

Subes por el ascensor. Todavía tu pantalón gotea agua con barro. Te miras el espejo y no sabes qué es mejor disimular, si tu pelo totalmente despeinado o las sombras que te quedaron bajo las axilas.



Llegas a tu piso y tocas el timbre. Por primera vez desde que trabajas ahí, el jefe es el que abre la puerta. Te mira de arriba abajo con cara de lástima:

- Claro. Seguro que te fuiste de fiesta anoche y te levantaste a última hora. Mira la pinta que traes. Fíjate en mí, que me levanté a las 9.40 a.m. y estoy perfecto.

Con la cabeza baja, arrastrando el lodo de tus zapatos, entras murmurando un semi-disimulado “claro, si yo tuviera mayordomo y coche...”.

Te sientas en tu silla del despacho y dejas transcurrir este día de perros, temiendo la llegada de la hora de concluir la jornada laboral, en la que el juego volverá a comenzar de regreso a casa. Y mañana por la mañana. Y el pasado... y el otro...


Así es BUENOSAIRESLANDIA, tu nuevo juego interactivo.
¡¡Búscalo en las mejores calles de la Capital!!

ESTRICTAMENTE BASADO EN HECHOS REALES.
Pero no me pasó a mí... ¡¡FUE A UN AMIGO!!


Javi, El Gaucho Canario

martes, 8 de abril de 2008

El Gran Apagón

Teniendo en cuenta la última moda mundial de apagar fuegos, les pido ayuda para no quedarme 'out'.

La antorcha estará en Buenos Aires el viernes día 11, así que quiero ideas geniales para que me las dejen en los comentarios.



¿Qué harían para provocar El Gran Apagón?

Javi, El Gaucho Canario
Comentarios a:
elgauchocanario@gmail.com



PD: A los integrantes del 'Club del Hotel Folías' sólo les permitiré participar como 'Exhibición'. ¡Están en otra liga!

lunes, 7 de abril de 2008

¡¡Mamá, mira lo que le dicen a tu hijo!!

... siempre hay alguno que tiene que acudir al chiste fácil...


No pensaba yo justamente en otra cosa ahora que volver a aterrizar con el cráneo... Bonito consejo.

Javi, El Gaucho Canario

jueves, 3 de abril de 2008

ArgenTeVe (II): ¡Qué bueno es vivir como esta gente!

Después de ver un vídeo que me mandó ayer una amiga pensé que estaría bueno abrir una sección en la que pueda mostrar lo que se ve en la tele, ya sean programas, historias, noticias, anuncios, etc., de forma que también puedan conocer la 'realidad del país' a través de la pequeña pantalla.

Sin darme cuenta esta sección ya la había comenzado hace muchos meses cuando subí estos vídeos del genial Alfredo Casero y su Cha Cha Cha.

Para (re) estrenar esta sección, les dejo un anuncio de 7 Up que acá tuvo mucho éxito este verano. Lo mejor, sin lugar a dudas, es la cancioncilla pegadiza. Dan ganas de juntarse con amigos, sacar la guitarra, preparar unas tapitas, abrir una botella de buen ron y... esteee.. sí, eso.. qué buenos los de la agencia de publicidad, les decía:

Video: Qué fresco, qué salvaje, qué valiente...

Como sé que a más de uno le gustó la idea de antes, les dejo la letra también...

Juan era el parlante de la clase,
la profesora le tenía fobia,
muy enojada le ordenó -¿Quéres salir?-,
y él contestó –No, gracias, tengo novia-.
Qué fresco, rapidito, inteligente,
Qué bueno vivir como esta gente.

Harta más que harta de rutinas,
le dijo - necesito una sorpresa-,
él le propuso nos casamos el Domingo,
ella quería una escapada a Fortaleza.
Qué fresca, qué copada, qué ocurrente
Qué bueno vivir como esta gente.

Un hombre de noventa divisó,
a una de treinta de ojos bien morenos,
y sin dudarlo mucho le expresó,
ay, si tuviera diez añitos menos.
Qué fresco, qué salvaje, qué valiente,
Qué bueno vivir como esta gente.

Su chica le salió con un planteo,
de golpe, sin anticipo,le dijo
así de corta- Tus amigos o yo-,
y el cenó con los pibes en Pippo.
Qué fresco, qué capo, qué decente,
Qué bueno vivir como esta gente.


Javi, El Gaucho Canario