jueves, 31 de enero de 2008

Cosquín 2008: Los locutores

... pero para presentarles todo lo que a continuación irá apareciendo por nuestras páginas, hay una figura que se nos antoja fundamental: los locutores.


Los locutores son los artistas del micrófono. Y digo bien... lo que hacen los músicos es fácil. Aprenden unas cancioncitas.. un par de letras más o menos decentes... ¡y ya está! ¿Pero lo de los presentadores? Eso sí es de una dificultad extrema.


Antes de subir al escenario no importa si tienen el registro de voz de Farinelli o si se les cae el esmalte de uñas sobre los papeles. En el momento en que se abre su micrófono, una perfecta voz impostada y proyectada al infinito, fruto de horas de arduo trabajo en el Instituto Superior de Enseñanza Radiofónica (ISER) y de retransmitir los partidos del domingo en casa mientras su padre se acuerda del momento en que tuvo la ‘feliz idea’ de “regalarle un karaoke al niño”, hace retumbar hasta el último asiento del auditorio.


Otro de los grandes logros de estos profesionales es la habilidad para la construcción de discursos, que serían la envidia del mismísimo Fidel Castro, a partir de una precisa combinación de vocablos que permanecen inalterables indistintamente en cada una de las situaciones y para todos los locutores por igual. Con respecto a esto, el Instituto Nacional de Estadística elaboró un minucioso listado de las palabras y usos más frecuentes con el siguiente resultado final.


Posibles combinaciones de los vocablos: copla – luna – cantor – corazón – coscoína (*) – río


1. “La luna coscoína se hace río en el corazón del cantor y su copla para presentarles a...”
2. “Si el río es copla y la luna es corazón, el siguiente cantor que alumbra la noche coscoína...”
3. “El cantor llevó a la coscoína al río a ver la luna para ver si conseguía acoplársela”.
4. “Si me late la luna en Tucumán y el cantor tiene corazón de río la copla es coscoína y a la mar fui a por naranjas, con todos ustedes...”


Este último ejemplo nos sirve como evidencia de la última gran característica de los locutores, que se convierte, más que en un lema, en una filosofía de vida:


“Si rellenamos el hueco, la frase es buena, diga lo que diga”.


Dicho proverbio, cuya autoría sigue en litigio, debido a las acusaciones recíprocas entre el Decano del ISER y el abogado de Bill Clinton que llevaba el "Caso Lewinsky”, puede referirse tanto a su construcción gramatical como a su semántica.


Llegados a este punto de total teorización, se nos hace vital un ejemplo práctico que termine de cerrar la explicación. Por eso, con todos ustedes...

Vídeo: El Negro Carlos presenta el Blog de El Gaucho Canario


Javi, El Gaucho Canario
Comentarios a:
elgauchocanario@gmail.com


(*) Dedicado, con mucho cariño, a mi amigo Sergio Melgarejo, gran locutor de Necochea y Maestro de Ceremonias en “La Casa de Los Carabajal”.

(**) coscoína = gentilicio de Cosquín

No hay comentarios:

Publicar un comentario